¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

JAVIER RUIBAL

Francisco Javier Ruibal de Flores Calero (El Puerto de Santa María, Cádiz, 15 de mayo de 1955).
Es compositor, guitarrista, cantante y autor de sus textos, así como arreglista de sus creaciones. En su música confluyen flamenco, música sefardí, magrebí, jazz, rock, etc. El 28 de febrero del año 2007, obtuvo la Medalla de Andalucía en reconocimiento a su carrera.
De formación heterodoxa y autodidacta recoge en sus composiciones ecos y fórmulas sonoras de culturas muy alejadas hoy y muy próximas en tiempos pasados. La intención no es hacer música de culto, es música moderna que incorpora elementos e influencias de Jazz y Rock. Javier Ruibal es autor de los textos de sus canciones, donde se nota una clara vinculación con la poesía española, en especial con poetas de la generación del 27 como Rafael Alberti y Federico García Lorca y otros poetas más recientes.
Ejerce como profesional desde 1978 dando numerosos conciertos tanto en España como en otros países. Por la peculiaridad de su creación y sus formas plurales, es invitado a dar conciertos de diferente orientación, festivales de jazz y de world music. Además, ha compuesto para el cine colaborando en la película de Pablo Carbonell Atún y chocolate, programas de televisión Ratones Coloraos de Canal Sur y diferentes producciones audiovisuales como El mar de la libertad, A galopar o Algeciras-Tánger editados por la Diputación de Cádiz. Ha compuesto para otros artistas como Martirio, Ana Belén, Javier Krahe, Mónica Molina o Pasión Vega y cantado con Pablo Milanés, Joaquín Sabina, Celtas Cortos, Carlos Cano, Martirio, Carmen París y Joaquín Calderón entre otros. Canciones como "La Reina de África" o "Pensión Triana", son ejemplo de la mezcla de estilos que Javier Ruibal hace en sus composiciones.
(Extracto de Last FM)

Es un buscador de aromas, un perseguidor de la fábula y el ensueño, un explorador de la belleza, un acólito de la mística de lo profano. Un sanador a través del éxtasis. Se cuenta el amor arrebatado, el irrenunciable, la hora inaplazable de los besos, la urgencia de los cuerpos sin demora, la lágrima más dulce, la risa más hermosa. Retratista de perfiles, paisajista al mismo tiempo, importan el personaje y el paraje exótico que le rodea, lo irreal casi se toca porque se transparenta en lo real. Y todo esto se ve porque se oye. Cantar con la voz remota que resuena en la memoria, ecos sefardíes junto a la “toná” y la zambra, oriente y occidente, ayer y hoy, armonía del futuro, alquimia del presente. Sus fuentes, lo familiar en su infancia; del flamenco, los cantes de ida y vuelta, tanguillos y bulerías; del rock la vieja escuela; del jazz el ejemplo, la actitud, la lealtad con la música.

De las letras españolas los hermosos poetas del veintisiete, la palabra exuberante, la poesía con alas. De las letras americanas, los cantores del Caribe y el realismo fantástico. De lo popular el humor, y de su tierra natal, la alegría. Su propósito…, acaso reescribir un refrán, reconciliarse con su alma, emular a Federico García Lorca, divertir…, acaso emocionar.

Treinta años de oficio avalan a este músico creativo y diferente a todos los de su cultura y generación. Compositor, arreglista, guitarrista y cantante. Autodidacta y heterodoxo. Músico de frontera.

Estas y un sin fin de definiciones más se han empleado para definir a este creador inclasificable por lo personalísimo de su propuesta artística. Fronterizo con el flamenco siempre se dejó envolver y fascinar por él pero tomando la precaución de no hacerse pasar por lo que siempre quiso dejar claro que no era: un flamenco, no por falta de afición sino por absoluto respeto al mismo. Sin embargo una buena parte de la nueva música flamenca está directamente influenciada por este artista que se descubre como un auténtico innovador del lenguaje musical y poético.

Música y textos cuidados con la rigurosidad y esmero que le caracterizan. Buena factura en sus arreglos y una ejecución con la guitarra con mucha personalidad y fuerza. No solo se expresa bien en solitario sino que se rodea de los músicos más creativos y generosos cuando decide que su propuesta ha de tener más cuerpo y contundencia.

Las cualidades de su voz le permiten transitar con libertad y desahogo por las sonoridades del flamenco, la música del magreb, de india y del caribe en un ir y venir constante y armonioso que nos invita a creer con firmeza en que la fusión de las músicas y las sangres nos traerá un nuevo lugar de encuentro para la felicidad, un nuevo planeta que está aún en formación.

Medios