¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

"Sem peso ou medida” es el nuevo sencillo del álbum de Telmo Pires "Através do Fado", lanzado el 21 de febrero.

En su constante búsqueda de nuevos poemas, Telmo descubrió " Sem peso ou medida " un poema de Tiago Torres da Silva, del que se enamoró en la primera lectura. Eligió "Fado Cravo" de Alfredo Marceneiro como música, un fado tradicional que también grabó aquí por primera vez.

Otro debut es el video clip que acompaña a este nuevo sencillo. Aquí, Telmo no es solo el protagonista sino también su propio camarógrafo, director, editor y montador.

Un collage de imágenes que comenzó como una broma, se convirtió en un testigo solitario del tiempo que vivimos. Un momento en que "no entregamos a nosotros mismos y tratamos de dar espacio y una voz a nuestra creatividad. No podemos parar ni esperar a que todo vuelva a la normalidad", dice el cantante de fado.

Telmo Pires, quien, como aparece la revista alemana "JazzThing" en su número de marzo "puede romper con el cliché de que el Fado está dominado por las mujeres", muestra una vez más, que es más que una voz en el fado.

Publicado en Noticias
Miércoles, 15 Enero 2020 17:26

TELMO PIRES

Telmo Pires es un cantante, poeta, compositor y uno de los pocos hombres en la escena internacional del fado.


Nacido en Bragança, creció en Alemania y regresó a la capital del Fado en 2011, donde grabó el álbum Fado Promessa en 2012, seguido de Ser Fado lanzado en 2016.


Con la energía de una estrella de rock, una interpretación llena de lucidez, capaz de golpear los sentidos más despiertos o despertar las atenciones más distraídas, Telmo ha logrado consenso en sus conciertos, en salas de todo el mundo, sentando en la misma platea a los más fanáticos del fado y a los más profanos, rendidos a una genuina y sorprendente intensidad fadista.


Al cantar, se despoja de artificios y se presenta desnudo y crudo: voz y guitarra, viola y bajo. Un cuerpo conductor, abandonado bajo la luz de un proyector, que brilla en finísimos hilos de vida y las relaciones que los sustentan aquellos que lo aplauden de pie. Puro es solo él.


Una voz que reclama un tono denso donde anteriormente grandes maestros han dibujado otras historias. En el escenario, un solo cuerpo, abandonado en la musicalidad del fado, es la versión honesta de esta manifestación artística ancestral. Pero no es triste ni solitario. Es un alma que lo da todo en el escenario. Es un fado que está vivo y grita de alegría, con la misma energía que los que viajan en el folklore do Minho o se extienden en el fado de Lisboa.


O fado nace en Portugal, pero se extiende por todo el mundo con la voz de embajadores que se inclinan ante el público en pie. Telmo Pires es uno de esos casos, con la diferencia de quien se afirma a contracorriente mínima.

Publicado en TELMO PIRES